Este sitio web utiliza cookies

Este sitio web utiliza cookies, para mejorar su navegación y recopilar información estadística sobre la misma. Si continúa navegando, se considerará que acepta su uso.
De Acuerdo
Más Información
<>

Turismo El Puerto de Santa María

Basílica Menor Nuestra Señora de los Milagros

Se construye en la parte alta de la ciudad y su construcción esta documentada desde 1486, coincidiendo con la etapa de apogeo constructivo que fomentan los Duques de Medinaceli, señores jurisdicionales de la villa y promotores de esta obra y de otras.

Construcción

Como la mayoría de los edificios de la zona y la propia catedral de Sevilla, de la que recibe influencias, está construida con piedra arenisca procedente de las canteras de la Sierra de San Cristóbal, de la que se abastecieron muchas obras de la comarca.

El primer maestro de obras de la iglesia del que se tienen noticias es Alonso, o Alfonso, Rodriguez, que fue maestro mayor de la catedral de Sevilla y participó en la construcción de otras iglesias de la diócesis, algunas de ellas en Jerez, e incluso en la catedral de Las Palmas de Gran canaria. en la mayoría, además de otros muchos detalles, destaca la similitud de las portadas, con notables incluencias sevillanas. En 1493 el edificio se encontraba abierto al culto, aunque tardaría años en concluirse.

La Iglesia Mayor Prioral cuenta con tres naves cubiertas con bóvedas nervadas -la central de mayor altura y anchura que las laterales- y capillas abiertas a ambos lados de las mismas. Tiene amago de crucero y ábside. Su construcción original es gótica. De esta primera etapa queda la fachada de los pies, conocida como Puerta del Perdón, que debió quedar sin concluir, y que presenta rasgos estilísticos del gótico tardío. También el ábside o cabecera, y los muros de la iglesia, en los que aún se advierten interesantes detalles testigos de esta primera etapa. A partir de finales del siglo XVI se fueron construyendo las capillas, entre las que podemos destacar la de la Patrona, la Sacramental -reformada en el siglo XVIII-, o la de los Valera o Benavides entre otras, que se encuentran entre las más antiguas del templo.
Iglesia Mayor Prioral
A comienzos del siglo XVII ya se habían producido ruinas y un terremoto en 1636 acabó desplomando la nave principal y dejando el edificio en muy malas condiciones. Fue entonces cuando se acometió una reedificación del templo, que se encargó al jerezano Antón Martín Calafate, quien recibió las obras en 1647 y utilizó en su construcción los restos de la iglesia antigua que aún se conservaban: los muros exteriores, ábside y algunas capillas. La nueva obra vincula a la iglesia en estos siglos con la antigua colegiata de Jerez de la Frontera, hoy catedral.

El fallecimiento de Martín Calafate obligó, a partir de 1659, a hacerse cargo de la obra a Francisco de Guindos, entonces maestro mayor de la ciudad de El Puerto. El templo, ya reconstruido aunque no definitivamente terminado, se inauguró en 1671. Es en esta segunda etapa edificatoria cuando se levantan las bóvedas de crucería y se abren algunas capillas como las de las Ánimas o la Sacristía Mayor. Ya para entonces se había abierto la puerta lateral o del crucero, conocida como la Puerta del Sol, interesante ejemplo de fachada-retablo con elementos decorativos platerescos y barrocos. En una hornacina del cuerpo alto esta portada alberga la imagen de la Patrona, la Virgen de Los Milagros, sobre el Castillo de San Marcos, el simbolo del escudo de la Ciudad.

En el interior del templo, y en la primera década del siglo XIX, fue sustituido el antiguo retablo gótico del altar mayor por un baldaquino monumental de estilo neoclásico, obra del arquitecto Torcuato Benjumeda, de características similares al de la catedral de Cádiz. Se modificó entonces todo el presbiterio, se colocaron las vidrieras y se hicieron reformas en capillas.



Interior

Planta de tres naves, la central más alta que las laterales. La nave central tiene elementos barrocos, como el friso, almohadillado de las pilastras, etc. El coro es del siglo XVII.

Altar Mayor.- Estaba decorado con un gran retablo gótico que fue sustitutido en el siglo XVIII por el templete de estilo neoclásico, además de la balaustrada y la escalinata, obra realizada por el arquitecto portuense Torcuato Benjumeda.
Iglesia Mayor Prioral
Las Capillas.- Se abrieron en diferentes épocas. Las más antiguas son las dos que están a los pies (Santa Rita y Santo Ángel de la Guarda).
Iglesia Mayor Prioral
Capilla del Sagrario (siglo XVII)- (1).- Destaca el magnífico retablo de plata mexicana realizado en 1682 por el platero José Medina en San Luis de Potisí (México), que fue donado a esta iglesia por el portuense D. Juan Luis Camacho Jaina. Posteriormente se añadieron las credencias laterales y la balustrada también de plata de la capilla; y el siglo XIX se sustituyó el aguila que lo remataba por la corona que tiene en la actualidad. En esta misma capilla merecen destacarse un ángel lamparero, obra escultórica de marcado movimiento barroco que ha sido atribuida a la imaginera Luisa Roldán "La Roldana" y el cuadro de Jesús Nazareno procedente de la antigua capilla de Jesús de los Milagros.

Capilla de Benavides - (2).- También conocida como de San Antonio o de la Oración en el Huerto, destaca el antiguo retablo con características del estilo gótico-flamenco.

Capilla de la Ánimas - (3).- Alberga entre otros, un interesante ejemplo de retablo barroco, del siglo XVII, obra de Ignacio López (escultor) y Alonso de Morales (ensamblador), en el que destaca la influencia de Bernardo Simón de Pineda y se manifiesta la teatralidad propia del estilo barroco.

Capilla de San José - (4).- Destaca por el grupo de retablos con elementos rococó, que hacen de la capilla un armónico conjunto

Capilla del Santo Entierro - (6).- Se halla instalada la Virgen de la Soledad, escultura recientemente atribuida a Manuel Pereira y que fue trasladada aquí en el siglo XIX desde su primitiva ubicación en el Monasterio de la Victoria.

Capilla de Jesús Nazareno - (8).- Conserva las imágenes de Jesús Nazareno y San Juan Evangelista, obras realizadas por Pedro Roldán. Junto a la Virgen de los Dolores constituyen un grupo escultórico procesional.

Capilla de la Virgen de los Milagros (1620) - (10) Está presidida por un interesante retablo barroco del siglo XVII, de la escuela de Pedro Duque Cornejo. La hornacina central contiene el camarín con la imagen de la Patrona, María Santísima de los Milagros, escultura del siglo XIII, con importantes transformaciones posteriores.

Las restantes capillas del templo, todas ellas también con piezas interesantes son la Bautismal (5), la del Cristo de la Misericordia (7), la de los Varela, también conocida como de la Virgen del Rosario (9) y una de las más antiguas del templo; las del Santo Angel de la Guarda (11) y Santa Rita (12), ambas a los pies de la iglesia, y la de San Pedro, tras el altar, junto a la sacristía.

Y en cuanto a otras piezas de interés, merecen destacarse la Sillería del Coro, los órganos del siglo XVII, la forja en rejas y el púlpito, así como un interesante conjunto de pinturas, esculturas y piezas de orfebrería del tesoro.