Este sitio web utiliza cookies

Este sitio web utiliza cookies, para mejorar su navegación y recopilar información estadística sobre la misma. Si continúa navegando, se considerará que acepta su uso.
De Acuerdo
Más Información
<>

Turismo El Puerto de Santa María

Antigua Lonja

Edificio del S. XVIII destinado a mercado de pescado en la llamada Plaza de la Pescadería. Aún se conoce como "El Resbaladero", nombre de un famoso restaurante sito en el mismo edificio hasta hace unos años.

Antigua Lonja
Este edificio albergaba antiguamente a la antigua lonja del pescado o pescadería. Le sucedió en 1876 el que acordó levantar el Ayuntamiento en la misma plaza, justamente enfrente y que fue derribado más tarde para construir allí un bloque de viviendas. Después de ésto se llevó la pescadería a orillas del río, dentro del recinto del muelle pesquero. Actualmente se encuentra en la otra banda del río, donde se ha construido una nueva lonja, moderna y bien acondicionada.

El edificio está construido en piedra y conserva la antigua fachada de soportales, formada por seis arcos de medio punto, en medio de los cuales se levanta uno rebajado de mayor altura que coincide con la puerta de acceso al interior.

El cuerpo que hay sobre esta puerta principal se levanta a mayor altura que el resto de la fachada, adornado con una decoración de balaustrada en relieve; sobre ella, se conserva todavía un motivo heráldico con el relieve de un pescado, recuerdo de la antigua función a la que estaba destinado. Encima de él, el escudo de El Puerto de Santa María.

A cada lado de los arcos que forman los soportales, se hallan dos ventanas provistas de decoración de ménsulas y guirnaldas, que junto con el movimiento de la cornisa y el remate de la fachada, le dan un gusto barroco al conjunto.

Datos Históricos

La historia constructiva de las lonjas se remontan al siglo XIV, edificándose por aquel entonces según las formulaciones goticistas. Las más antiguas presentaban una sencilla estructura. Eran locales abiertos generalmente de planta rectangular, con techumbres de madera o doble vertiente sostenida por arcadas de medio punto y apuntadas, preferentemente sobre columnas.

En cuanto a su funcionalidad, puede decirse que eran lugares destinados para reuniones periódicas de comerciantes, en la que se realizaban sus contratos sobre mercancías. En el caso de la Lonja portuense para el pescado, fletes y seguros marítimos.